jueves, 4 de julio de 2013

FAUVE: MATISSE

Se trata de un pintor francés y es conocido por ser el creador de la primera vanguardia de la historia. 

Nació en 1869 en un pequeño pueblo del norte de Francia y falleció en 1958. Se trato de un hombre burgués pero su pintura refleja un carácter totalmente diferente. Perteneció a una familia de ricos comerciantes y en principio su intención era estudiar derecho pero como suele ocurrir cambio de idea cuando se trasladó a París en 1880. 

Diez años después de su llegada a la capital francesa ingresó en la academia Julianne para aprender pintura. Finalmente ingresó en la Escuela de Bellas Artes de París (1892) dónde recibió clases del simbolista de Gustav Moureau. Fue precisamente él quién le aconsejo a Matisse que se olvidase de la copia para simplificar su pintura. También conoció a Albert Marquet en este centro con el que posteriormente compartió estilo pictórico. Pero el cambio  hacia el color lo dio cuando conoció a Camille Pisarro (1896-97)

Al margen de las valoraciones que hiciera Apollinaire Matisse revoluciono el concepto que se tenía entonces de la pintura. Llego al fauvismo gracias a la influencia de otros artistas como Signac y Cezanne. Del primero tomo los aspectos técnicos y del segundo la composición. 

De todos modos existe una evolución en su estilo evidente y hay que tener en cuenta que no hizo obras de rasgos fauvistas desde el principio. Cuando residía en Collidure realizo la obra de calma, lujo y voluptuosidad de técnica puntillista. De alguna manera expresó un ambiente calmado inspirándose en los poemas de Baudelaire. Fue precisamente en Collidure dónde conoció a Gauguin motivo por lo que poco a poco abandonó esta técnica artística. 

Calma, lujo y voluptuosidad (1904)



Matisse llegó a exponer en el Salón de los Independientes y gracias a esta exposición, como ya os conté en otro post, Apollinaire creo el término fauve. 

El estilo de este artista evolucionó hacia otros, como por ejemplo, el cubismo, pero lo que nos interesa es su etapa fauvista.  En este periodo, realizó una pintura con un fuerte carácter decorativo. El entendía que el arte debía alejarse de la realidad y, por ello, el color se desparrama por el lienzo siendo totalmente independiente. Como consecuencia de la influencia puntillista recurre al contrapeso de colores complementarios y a la colocación del mismo color en diferentes planos espaciales. Todo esto contribuye a un evidente planismo. 

Por lo general el S.XX-XXI esta marcado por la abstracción y puede resultar muy curioso que se hable de puntillismo y, sobre todo, que se hable de pintura figurativa. Cuando avancemos a otros movimientos veremos como aunque puedan parecer abstractos no lo son. Por el momento veremos pequeñas luces hacia la abstracción pero no se hubiese llegado a ella sin todos estos artistas figurativos.



La danza (1910)


Por otro lado, aunque no tenga mucho que ver, os quiero recordar que pese a ser considerada la primera vanguardia, el fauvismo no es un movimiento con consciencia de agrupación. Coinciden en una serie de características, es decir, comparten una serie de ideas en torno a la pintura pero aún no hablaremos de manifiestos en los que se incluya un determinado ideario.  

No quiero extenderme mucho, así que, os voy a explicar dos obras que considero bastante representativas de su etapa fauvista y os dejare un vídeo para que observéis su evolución. 

Retrato de la raya verde conocida también como Retrato de Madame Matisse. Esta obra sí se expuso en el Salón de los Independientes en 1905 y su nombre se debe a la raya que cruza el lienzo y fue otorgado por el matrimonio Stein quienes compraron la obra. 

Como podéis ver hay un lado que es más luminoso que el otro y juega con este contraste para distribuir los colores. A la izquierda tonos amarillos y a la derecha tonos rosaceos. El tema es sencillo pero lo reduce a formas muy simples. No imita la realidad y Matisse nos transmite su percepción del rostro de su mujer.

La otra obra de la que os quiero hablar es Armonía en rojo (1908). Esocgí esta pintura por su carácter decorativo. Lo comenzó en tonos verdes y lo cambio al azul, de hecho así lo adquirió Schukin. No obstante cuando recibió la obra estaba realizada en tonos rojos. Todos estos cambios responden a la búsqueda del carácter decorativo. 



Es precisamente en esta obra dónde plasma toda su experiencia fauvista y sus razonamientos sobre el color. El tema es muy sencillo y más bien clásico. Es más, podemos ver como sobre la mesa realiza un bodegón y como abre el espacio mediante la ventana por la cual nos muestra un paisaje.

A mi personalmente lo que más me gusta es el arabesco que salpica toda la obra. Es una obra totalmente plana y nos dificulta la diferenciación de los objetos. 

Seguramente si observamos y comparamos su obra con otras más actuales consideremos que la obra de Matisse se vale de un lenguaje totalmente superado pero entreabrió una puerta a la total y absoluta experimentación. 

Os dejo el vídeo. Como siempre si tenéis alguna duda preguntad y estáis animados a participar dando vuestra opinión. 




Blogging tips