martes, 23 de junio de 2015

CLARIE MORGAN, FLUID

Fotografía de David Holbrook  
Clarie Morgan nació en Belfast y se graduó en 2003 por la Universidad de Northumbria en Inglaterra. Su primera exposición individual fue en Francia bajo el título Life. Blood, y tuvo lugar en la Galería Karsten Greve, París, en el 2010. La muestra fue todo un éxito ya que la mayor parte de las obras fueron adquiridas la misma noche de la apertura por varios coleccionistas privados. Fue en aquella ocasión dónde expuso por primera vez los "dibujos de sangre” y las esculturas suspendidas. 

Asimismo, ha participado en varias exposiciones en diferentes partes del mundo siendo algunas de ellas muestras colectivas: Dead Or Alive, (MAD, Nueva York), On & On, (La Casa Encendida, Madrid), y Bestes, Bestiaux et Bestioles en la cual le fue encargada por Château D'Oiron, Francia, una escultura a gran escala. Precisamente gracias a estas muestras sus obras están en numerosas colecciones privadas repartidas por todo el mundo desde Reino Unido, Australia o Altana.

Por otro lado, el trabajo de esta artista habla de nuestra relación con la naturaleza y lo explora a través de nociones de cambio, el paso del tiempo y la fugacidad de todo lo que nos rodea. Para ella la creación de estructuras, formadas por muchos elementos suspendidos de forma individual los cuales aparentemente conforman unas mallas sólidas, tienen una directa relación con su propia experiencia. En todas las esculturas que produce existe un sentido de la fragilidad. Del mismo modo y como ella misma declara, sus obras se ubican en algún lugar entre el movimiento y la quietud, es decir, sus obras consiguen poseer una cierta energía que nunca llega a culminar.
 
Gone with the Wind, 2008 Photo courtesy of Claire Morgan

Los animales, las aves y los insectos han estado presentes en sus recientes creaciones colocándolos de forma suspendida gracias a lo cual logra crear unas estructuras congeladas. En estas piezas los animales son los protagonistas y parecen descansar, volar o caer a través de estas mallas suspendidas. En otras los insectos son los que conforman la obra simulando volar en formaciones estáticas. La evidencia de la gravedad - o falta de ella - inherente en estos escenarios es lo que los lleva a la vida o a la muerte.

También es importante resaltar que los títulos de las obras son vitales para la comprensión de sus piezas ya que menudo hacen referencia a la cultura popular histórica o contemporánea.


Con Fluid  Morgan comenzó a introducir diferentes materiales orgánicos (2009). Fue expuesta por primera vez en dos muestras colectivas: Building With Colour  que tuvo lugar en la Gallery North, Newcastle, UK, y Consumer realizada en el Palais de Tokyo, Paris en 2009. Recientemente esta obra ha formado parte de una exposición colectiva sobre arte efímero en La Casa Encendida (Madrid), desde el 19 de Noviembre de 2010 hasta el 16 de Enero de 2011, bajo el título On&On.





Fotografía de Kris Heath
La pieza esta compuesta a base de masas de pequeñas de objetos que funcionan como un todo. Parecen elementos totalmente inconexos pero esa unión representa un logro simultáneo de todo y nada. En esta obra el cuervo, que es uno de los protagonistas, parece estar cruzando un plano denso de fresas rojas pero se queda suspendido antes de tocar el suelo. El cuervo es una pieza de taxidermia y las fresas son frescas por lo que poco a poco se van a pudriendo y caen al suelo antes que el cuervo  lo toque, esto dota a la escultura de un movimiento suspendido. Como ocurre en la naturaleza, Fluid parece estar fabricada con una serie de patrones pero en este caso la pieza resultante es menos bella y sostenible que lo natural. Morgan juega con la noción del tiempo y gracias a la conexión que realiza con la naturaleza hace tangible la idea de mortalidad. 




Clarie Morgan, 2015 < http://www.claire-morgan.co.uk/>

Blogging tips