lunes, 18 de febrero de 2013

EGON SCHIELE

Autorretrato con el ombligo al aire, 1911
Lápiz y acuarela sobre papel japonés
32 x 48,2 cm
Para muchos un artista de segunda fila. Puede que sea cierto eso que dicen pero la verdad es que merece la pena ir a verlo. A mi me resultan muy atractivas sus pinturas por la sensación que me generan. Es importatne resaltar como este artista expresionista murió joven, con 18 años enfermo de la gripe española después de que su esposa embarazada falleciese. Pese a que se le incluye dentro del expresionismo austriaco es un artista difícil de encasillar por su compleja personalidad visible en todas sus obras. 

Este artista nació en 1890 en Tulln, en la baja Austria, en el seno de una familia burguesa que no acepto su vocación artística. Pese a ello, desde que era pequeño Schiele dibujo con profusión. Uno de sus primeros promotores que le enseño diversas técnicas artísticas fue el pintor Max Kahrer. 

Sus comienzos se encuentran dentro del modernismo de la Seccesion Vienesa con Gustav Klimt. Klimt le apoyo y le aconsejo que estudiase en la Academia de Bellas Artes de Viena pero Schiele la abandonó por considerarla demasiado rígida.

Casas antiguas de Krumau, 1914
Colores opacos y lápiz, sobre papel japonés
32,5 x 48,5 cm
En su obra no hay fondos lo que hace que nos centremos en lo que a él le interesaba, la figura humana. Resalta el predominio  de la línea frente al uso del color que se puede ver en coetáneos suyos del expresionismo alemán como Kandinsky. Sobre todo hizo retratos, muestra de ello la reciente exposición del Guggenheim Bilbao, aunque también realizó paisajes localizados en Kruman, actual Republica Checa. 

Desnudo femenino yacente con las piernas abiertas, 1914
Lápiz y colores opacos, sobre papel japonés
31,4 x 48,2 cm
Impacta, por lo menos a mi, su temática sexual, según el intentaba mostrar la soledad del ser humano a través del desnudo. Por este motivo en 1912 fue acusado de abuso de menores por lo que llego a ingresar en prisión. Esto a su vez propicio la critica a la sociedad vienesa por parte del artista calificandola de hostil o hipócrita. 


Pareja sentada, 1915
Acuarela, lápiz y sello, montado sobre cartón
51,8 x 41 cm
Las figuras que nos muestra son y están angustiadas, se nos presentan demacrados con largas extremidades. A mi me resultan extrañas llegando al punto de poder ser desagradables a la vista. Muestran rostros ajenos a los que le rodean desafiantes y a la vez ausentes. Lo que es cierto que Schiele plasma sus propios miedos o los rasgos de una personalidad un tanto atormentada, nos invita a participar de su tormentosa existencia. Lo importante no es lo que muestra con sus cuerpos desnudos con sus miradas penetrantes, sino lo que nos se ve pero si transmite. Cuando  te sitúas frente a su obra lo primero es el impacto de sus desnudos o de sus posturas pero una vez pasa esa primera sensación llega a nosotros mucho más. 



http://schiele.guggenheim-bilbao.es/exposiciones/egon-schiele/info/

http://schiele.guggenheim-bilbao.es/artistas/egon-schiele/
Blogging tips